admin julio 28, 2021
Nota de foto

28/02/2021 16:35:13
Los futbolistas afirman ser discriminados en cuanto a la plantilla masculina, además de no poder jugar en otros clubes hasta febrero de 2022.

Nota de foto

Reconocimiento de empleo. Así lo exigen, entre otros, cuatro exjugadores del Everton que han presentado una demanda contra el club ante el Juzgado de lo Social de Valparaíso.
Un documento legal redactado hace unos días profundiza las irregulares condiciones laborales de los futbolistas.
Los atletas cuentan con el apoyo de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol (ANJUFF). Además, la Asociación Chilena de Futbolistas Profesionales (SIFUP) y la Federación Mundial de Futbolistas (FIFPro) han expresado y extendido su apoyo a los jugadores.
«Con esta medida legal, buscamos declarar una relación laboral entre el club y los jugadores», dijo Natalia Bravo, abogada del abogado.
“Además, la acción incluye una solicitud para declarar que las condiciones en las que se realiza el trabajo son discriminatorias en comparación con la misma actividad que realiza el personal profesional masculino”, concluyó Bravo.
Como explicó la portavoz de ANJUFF, Iona Rothfeld, “para violar derechos fundamentales, como en este caso, se debe tener una relación laboral. La evidencia y los hechos muestran que los jugadores estaban realmente en esa relación con Everton. «
Entre los hechos citados por Rothfeld y detallados en la demanda se encuentran que los futbolistas debían cumplir con el horario laboral de lunes a viernes, día que a veces duraba los fines de semana, y unas horas extra para evaluar la nutrición.
En caso de no comparecencia, fueron sancionados con actos que podían ir desde reprimendas verbales individuales o públicas, o incluso significar que no se convocaría el partido por el campeonato nacional. A esto se suma que los jugadores no podían hablar con la prensa sin antes pedir permiso al club, y hasta entonces, el club les había negado el pase.
Más específicamente, la demanda indica que Everton de Viña del Mar violó dos derechos fundamentales de sus actores: el derecho a la igualdad y el derecho a la no discriminación; y libertad de trabajo.
En cuanto al primero, los futbolistas los acusan de diferenciarse principalmente en función del género porque sus compañeros varones tienen mejores condiciones laborales (incluido contrato, salario). En segundo lugar, en relación con los compañeros de otros clubes, ya que hay jugadores que tienen contrato laboral y participan en la misma liga.
En cuanto a la libertad de trabajo, la demanda alega que el club viola su libertad de trabajo porque sigue reteniendo los pases de exjugadores. “Hasta febrero de 2022 seguiremos perteneciendo al club y no podremos trabajar para ningún otro club chileno en los torneos organizados por la ANFP”, afirman los deportistas en la demanda.
“La necesidad nunca se ha visto y podría cambiar la historia de la profesionalización del fútbol chileno. ANJUFF se creó con el objetivo de desarrollar el fútbol femenino y apoyar a las jugadoras en estos temas, y tenemos la convicción de que estamos en el camino correcto. Estos jugadores tuvieron que pasar por mucho y fueron muy valientes para explicar su caso y elegir ese camino ”, concluyó Rothfeld.
Cabe señalar que, según la demanda, el Everton habría violado derechos protegidos por el Código de Trabajo, la Constitución, tratados internacionales como la CEDAW y la OIT, y la misma normativa de la ANFP donde existe un vínculo laboral entre jugadores y clubes.
Atrezzo mundial de fútbol
El apoyo a las acciones legales iniciadas por jugadores de fútbol no se hace esperar. El secretario general de la Asociación Mundial de Fútbol, ​​Jonas Baer-Hoffmann, indicó que «los jugadores son trabajadores según cualquier definición internacional, pero más aún ciudadanos que gozan del derecho a la igualdad».
En este sentido, Baer-Hoffman destacó la urgencia de cambiar las condiciones para el desarrollo del fútbol femenino: “Es hora de un compromiso real para brindar un camino creíble para las mujeres que se construya en el respeto de las necesidades de las personas y los atletas. El reconocimiento como empleado y la igualdad de trato son fundamentales para ello ”.
La SIFUP, por su parte, a través de su presidente, Gamadiel García, ha expresado su apoyo a la acción judicial.
“Como sindicato queremos que el fútbol tenga las mismas características en todas las categorías profesionales, en cuanto a derechos y obligaciones. El derecho a la igualdad y la no discriminación en el fútbol femenino se debe dar como un paso y esta demanda busca hacerlo ”, dijo García.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *