admin agosto 5, 2021
Nota de foto

2021. 05. 05 9:15:35
El exdirector deportivo de la U defendió su paso por el club y dijo que «que hoy están jugando Cristóbal Campos, Marcelo Morales, Simón Contreras, Mauricio Morales (…) no es casualidad. Hay trabajo, proyección». También apoyó la continuidad de Esteban Valencia en el banco.

Nota de foto

“No recordaba haber dormido 8 horas seguidas”, dice Sergio Vargas con una sonrisa. El ídolo de U trabajó durante dos años como director deportivo de Azul Azul, cuya relación terminó con la llegada de los nuevos dueños de la concesión. “Estoy tranquilo, he recuperado mi calidad de vida. Fue un año muy intenso, muy difícil ”, admite al inicio de la entrevista.

Sin embargo, tenga en cuenta lo difícil que fue su período desde el principio. “Llegamos a finales de abril de 2019 (con Rodrigo Goldberg). Carlos Heller se fue en marzo y U era un volcán en erupción (…) y el equipo tampoco funcionaba. Se formó un equipo en el que se invirtió mucho, pero ese año el equipo terminó en último lugar. Luego vino el estallido social y luego nos involucramos en una epidemia. Tuvimos que hacer frente a los recortes presupuestarios, pero pusimos nuestros hombros sobre la situación. Lo llevaremos a cabo en todo ”, dice el exportador.

Luego tuvieron que sacar a jugadores importantes como Matías Rodríguez y Johnny Herrrera y quitarle la tabla acumulada que refleja el pobre desempeño en 2019. “Ese año salieron 17 jugadores y solo trajimos seis”, advierte. “Dicen que la gestión fue mala, pero si hubiéramos tomado malas decisiones, habríamos caído”, dice.

Por supuesto, la Universidad de Chile logró evitar partidos promocionales en los horarios de cierre del torneo del año pasado. “Los objetivos se han cumplido. Nunca dijimos que íbamos a ser campeones porque sabíamos que el club no era para eso. El tema era equilibrar las finanzas y participar en la Copa Internacional ”, agrega.

¿Cuánta libertad tenían para tomar decisiones?

Tuvimos mucha libertad. Sin embargo, libertad significaba cooperación conjunta y colectiva. Las decisiones se tomaron en un comité deportivo de 5 o 6 personas. Aceptamos la propuesta y le dimos un orden específico de prioridad (…), y eso es muy importante, el presupuesto.

Respecto a su legado, Superman aclara que “logramos pasar dos años y quedó inconcluso. Solo tuvimos una carrera. Lo que hemos conseguido es que al menos el 40% de los jugadores se hayan entrenado en casa en el marco. Proyectamos esto para 2022 porque en 2019 fue del 25%, pero lo pudimos lograr en 2021, es un porcentaje aún mayor ”.

Entonces tenía un proyecto deportivo …

Parcialmente exitoso. Me gustaría aclarar que hoy están jugando Cristóbal Campos, Marcelo Morales, Simón Contreras, Mauricio Morales, Luis Rojas, pero él también fue parte. No por accidente. Hay trabajo, hay proyección.

También se refirió a la contratación de Rafael Dudamel y su relación con el equipo. “Creo que fue un momento difícil porque estuve en la U por muy poco tiempo y los resultados no se dieron. Cada uno tiene su camino y en un momento hablaron con los jugadores y creo que mejoró y pasó a tiempo porque U jugaba con Iquique y solo quedaban cuatro partidos, tres de los cuales ganaron y uno empate ”, dice. .

Por supuesto, para que este diálogo tuviera lugar, él y «Polaco» Goldberg tuvieron que intervenir. “Pero era trabajo de la dirección deportiva, el cuerpo técnico y los jugadores tener conversaciones claras y honestas. Donde se dijo y se dijo mucho, se corrigieron determinadas situaciones. Eso nos permitió salir de la promoción y terminar terceros en la liga ”, detalla.

Superman cree que “a partir de ese momento, modeló su liderazgo, su relación con el equipo. Había otra forma, traté de acercarme a los jugadores. Voy a los números, queríamos dar un paso adelante y eso es lo que quería. Creo que el problema básico y del que soy responsable, que es un poco de nuestra deuda, es que la calidad del juego nunca cumplió con las expectativas de los fanáticos de la U. Puede haber varias razones para esto, los entrenadores y jugadores han cambiado ”.

El exdirector de Azul Azul también admite que “cuando salió de Montillo, hubo un error por todos lados. Las posiciones estaban polarizadas, lamentablemente Walter no las siguió. Cerró un gran año, fue uno de los pilares del equipo. Las conversaciones con Walter (Cristián) fueron grabadas por Aubert, pero no quiero involucrarme porque no hubo ningún participante. Sí, estaba allí para llegar. «

En cuanto a la escena U, apoya la continuidad de Esteban Valencia. “Creo que la opción de actuación de Esteban, en los 90 minutos que no perdió, ganó partidos importantes. Tienes que escuchar a los jugadores. Escuché que le pidieron que se fuera. Creo que hay dirección en el grupo y eso es muy importante para los entrenadores ”, dice.

Y antes de despedirse, advierte que no sabe realmente quién está detrás de los nuevos dueños de U. «Todos nos hacemos esta pregunta». Qué extraño le parece que aún no se haya presentado un proyecto deportivo, pero advierte que el club se ha dejado en buenas condiciones económicas para una inversión viable de futuro. La situación financiera de U se resolverá a finales de este año. Examinando el balance de 2019, el valor de la universidad fue de 8.890 millones. Valió 6 mil millones en 2020, y menos de 6.300 millones este año, y el próximo año los 27 jugadores, el 60% de los cuales son caseros, tienen un presupuesto de 2.600 millones ”.

Por supuesto, confirma que su corazón todavía está azul. «La relación no va a terminar», dice. También afirma que sus puertas siempre estarán «abiertas a la U». Aunque esta vez haría bien en analizar el puesto y que están «cumpliendo lo que prometen».

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *