Expertos subrayan papel de las trompas de Falopio en riesgo de cancer

(CNN)– «El conocimiento es poder», dijo Samantha Carlucci, de 26 años. Esta residente de Ravena, Nueva York, se sometió recientemente a una histerectomía que incluyó la extirpación de las trompas de Falopio, llorando que la rescató.

Los expertos buscan concientizar sobre el papel de las trompas de Falopio en muchos casos de cáncer de ovario y afirman que más mujeres tendrán que considerar la posibilidad de extirparselas para reducir el riesgo de cáncer.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, en 2022 se diagnosticó cáncer de ovario a 20.000 mujeres en EE.UU., incluidas casi 13.000 nacidas.

Los expertos no han descubierto una prueba de detección fiable para detectar los primeros estadios del cáncer de ovario, donde el lleva a confiar en el conocimiento de los síntomas para diagnosticar a los pacientes, según la Alianza de Investigación del Cáncer de Ovario.

Por desgracia, los síntomas del cáncer de ovario no suelen presentarse hasta que el cáncer ha avanzado, lo que hace que la enfermedad pase unapercibida y no se diagnostique hasta que haya progresado a una fase más avanzada.

«Si dispusiéramos de una prueba para detectar el cáncer de ovario en fases tempranas, el pronóstico de las pacientes sería significativamente mayor», confirmó el Dr. Stanford University.

Hasta que se generalice la disponibilidad de una prueba de este tipo, investigadores y defensores sugieren otra forma de reducir el riesgo: la salpingectomía oportunista.

La extirpación quirúrgica de ambas trompas de Falopio, conocida como salpingectomía, puede ser una buena opción para las mujeres con un riesgo elevado de cáncer de ovario. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), existen varios factores que pueden aumentar este riesgo, como mutaciones genéticas, endometriosis o antecedentes familiares de cáncer de ovario o de mama.

Según la Alianza para la Investigación del Cáncer de Ovario, casi el 70% de los cánceres de ovario se originan en las trompas de Falopio.

Los médicos aconsejan ahora a más mujeres de alto riesgo que se sometan a una salpingectomía si aceptan que no podrán quedarse embarazadas después y si ya tienen previsto alguna intervención chirúrgica pélvica, lo que se convierte en «oportunista».

«Realmente estamos hablando de casos en los que un cirujano ya estaría [trabajando] en el abdomen de todos modos”, durante una histerectomía, dijo la doctora Karen Lu, profesora y directora del Departamento de Oncología Ginecológica y Medicina Reproductiva del MD Anderson Cancer Center.

Según Dorigo, los troncos de Falopio sólo promedian entre 10 y 12 centímetros de ancho y un grosor aproximado de un centímetro. Durante una salpingectomía oportunista, ambas trompas separan del útero y de una fina capa de tejido que se extiende a lo largo de ellas desde el útero hasta el ovario.

Allá intervención puede realizarse por laparoscopia, con un instrumento fino y una pequeña incisión, o mediante cirugía abierta, que implica una gran incisión a través del abdomen.

La intervención añade unos 15 minutos a cualquier cirugía pélvica, explicó Dorigo.

A diferencia de la histerectomía total, en la que se extirpa el útero, los ovarios y las trompas de Falopio, la extirpación de las trompas de Falopio no afecta el ciclo menstrual ni inicia la menopausia.

Los riesgos asociados a una salpingectomía oportunista también son relativamente bajos.

«Cualquier intervención quirúrgica conlleva un riesgo… por lo que no conviene someterse a ninguna intervención sin tomar consideración», dijo Lu. .

«Puede suponer un gran alivio»

Muchas mujeres que se han sumado a la intervención afirman que los beneficios superan con creces los riesgos.
En Carlucci, extirpamos las trompas de Falopio en enero, durante una histerectomía total, tras dar positivo en una prueba de una enfermedad genética llamada síndrome de Lynch que multiplicó el riesgo de pandecer de muchos tipos de cáncer, incluido el de ovarios.

Varios miembros de su familia han muerto de cáncer de colon y ovarios, dados, y eso la eso la impulsó a estudiar las opciones disponibles.

Samantha Carlucci ya se sometió a una histerectomía que incluyó la extracción de las trompas de Falopio. Cortesía de Samantha Carlucci

Saber que podría optar por una salpingectomía oportunista, que reduciría en gran medida sus probabilidades de curar el cáncer de ovario, le dio esperanzas.

Como parte de la histerectomía total, eliminando el riesgo de cáncer de ovario.

«No se puede cambiar el ADN, y ninguna dieta, ejercicio o medicación van a cambiarlo, y me pareció fatal», de Carlucci. «Cuando me dieron la noticia de que esto me evitaría al 100 % tener que lidiar con cualquier cáncer de ovario en mi cuerpo, fue bueno escucharlo».

Carlucci insta a cualquier mujer con un riesgo medio o alto de cáncer de ovario a que pueda con su médico sobre el procedimiento.

«Sé que da miedo, pero es algo que hay que hacer o, como mínimo, plantarse», afirma. «Puede suponer un gran alivio saber que ha tomado una decisión para mantenerte aquí el mayor tiempo posible».

Monica Monfre Scantlebury, de 45 años, de St. Paul, Minnesota, se sometió a una salpingectomía en marzo de 2021, tras ser testigo de una muerte relacionada con el cáncer de mama y ovario en su familia.

En 2018, en la hermana de Scantlebury, el diagnóstico de cáncer de mamá en el estadio IV, a los 27 años.

«Ella siguió luchando contra el cáncer de mamá», dijo Scantlebury. «Durante el comienzo de la pandemia, en marzo de 2020, perdió su batalla contra el cáncer de mama, a los 29 años».

Durante este período, la propia Scantlebury descubrió que era positivo para BRCA1, una mutación genética que aumenta el riesgo de cáncer de mamá de una persona entre 45% y 85% y el riesgo de cáncer de ovario entre 39% y 46%.

Tras reunirse con su médico y analizar sus opciones, decidió someterse a una salpingectomía.

Su médico dijo que le extirparía las trompas de Falopio y cualquier otra cosa preocupante que encontrara durante la intervención.

«Cuando me déperté de la operación, me que tenía algo en el ovario izquierdo y que me había dicho extirpado el ovario izquierdo y las trompas de Falopio», cuenta Scantlebury.

Su médico la llamó una semana después y le dijo que había células cancerosas en la trompa de Falopio izquierda.
Salpingectomia le habia salvado la vida.

«No tenemos una forma fácil de ser diagnosticadas hasta que es casi demasiado tarde», dijo Scantlebury, que se sumió a una histerectomía completa. «Esto realmente me salvó la vida y potencialmente me ha devuelto décadas que podría no haber tenido».

«Examina tus antecedentes familiares»

Audra Moran, Presidenta y CEO de la Alianza para la Investigación del Cáncer de Ovario, le envía un mensaje a la mujer: conoce tu riesgo.

Moran cree que si más mujeres tuvieran el poder de conocer su riesgo de padecer cáncer de ovario, salvarían más vidas.

«Examina tus antecedentes familiares. ¿Ha habido en tu familia antecedentes de cáncer de ovario, de mama, colorrectal o de útero? ¿De cualquier lado, hombre o mujer, padre o madre?». dados Morán. «Si la respuesta es afirmativa, entonces recomendaría hablar con un médico o con un asesor genético».

La Alianza ofrece recursos sobre pruebas genéticas en el sitio web. Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. (BLS, por sus siglas en inglés), los asesores genéticos evaluar el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer en función de las enfermedades hereditarias.

Carlucci y Scantlebury coinciden en que conocer los riesgos es clave para prevenir las muertes entre las mujeres.

«Es mi historia. Es su historia. Es la historia de mi hermana… Es la historia de todas las mujeres», confirmó Scantlebury.