admin mayo 11, 2021
Nota de foto

20.05.10. 8:29:40
Darwin Acuña, el líder de la unidad de cuidados intensivos, se tranquiliza cuando ve que el número de casos de covid en las unidades de cuidados intensivos comienza a disminuir y cree que el fin de la epidemia puede ser el comienzo, pero teme que la confianza del público se esté deteriorando. . infecciones cuando la ocupación todavía está allí. Las críticas siguen siendo altas.

Nota de foto

La apertura del reciente informe epidémico de Minsal trajo cierta tranquilidad al Dr. Darwin Acuña. Para el presidente de la Asociación Chilena de Cuidados Intensivos (Sochimi), el hecho de que el número de pacientes hospitalarios graves haya comenzado a disminuir en las últimas semanas les permite pensar que pueden ver la luz de ese segundo al final del túnel. resultó en una ola que resultó en el pico del país de 3406 infectados en UCI hace 14 días. Hoy rondan las 3100.

“Avanzamos lentamente hacia el final de la segunda ola”, confirma el líder, quien asegura que con la recuperación desde marzo, la red crítica ha vivido una situación “que Chile nunca antes había enfrentado” y ha llegado a más de 4.500 camas. para cumplir con los requisitos, los números exceden los números previstos para la reproducción.

¿Cómo está la UCI ahora?

El contexto sigue siendo complejo. Estamos trabajando con varias camas que han crecido y todavía están muy ocupadas. Los pacientes de Covid son muy altos. No tienes que rebajar el perfil de esta situación. Pero en los últimos días, las necesidades de camas y las hospitalizaciones han disminuido levemente, probablemente como resultado de la reducción de las medidas de salud y las infecciones.

¿Puedes dejar de abrir camas supletorias, como hacían casi a diario durante la reproducción?

Han hecho esfuerzos sobrehumanos, están mucho más abiertos de lo que pensábamos, y con esta reducción de requisitos, ya estamos en una posición en la que probablemente no necesitemos abrir muchas más camas. No sabemos cuánto tiempo tendremos que permanecer abiertos, pero afortunadamente la necesidad de abrir las camas ya está disminuyendo. Pero esta sigue siendo una situación muy crítica. No se trata de deshacerse y cerrar las camas. Si vas a los grandes hospitales de Santiago, Barros Luco, Sótero (Del Río), todavía están muy ocupados.

¿Cómo reciben los empleados críticos estos nuevos datos?

Genera tranquilidad. Esto puede llevarnos a una situación más completa en las unidades de cuidados intensivos en algún momento. Pero también es preocupante porque todos los signos de alivio deben ser bien interpretados y comunicados para que la gente entienda que mientras no tengamos una inmunidad colectiva efectiva, la pandemia permanece muy latente y la posibilidad de contagio e infección en una enfermedad grave permanece. vivo.

¿Preocupaciones por la confianza?

Nos causa mucho miedo porque pueden ocurrir brotes. Si los casos reaparecieran muy rápidamente a 9.000 (infecciones diarias) eso afectaría a las unidades de cuidados intensivos. Además, el número de pacientes no coviduales está aumentando lentamente debido a que comienzan a salir de sus hogares después de la cuarentena, lo que causa más trauma como resultado de accidentes automovilísticos, y también son complicaciones de enfermedades crónicas. Hemos visto que en los países europeos van como en la cuarta ola, y aquí en Chile puede ser lo mismo.

¿La red crítica podría soportar una nueva ola?

La mentalidad del personal médico es increíble. Todos estamos cansados, nos cuesta levantarnos, el equipo acaba mucho más agotado que antes, pero el compromiso sigue siendo el mismo. Nuestro trabajo es servir a nuestra gente y no dejar que un paciente muera sin atención. Si llega una tercera ola, no se la des a Dios, hay que trabajar y no dar más, pero sería justo que todas las medidas que se tomen y el comportamiento de la población sea lo suficientemente coherente para que no conduzca allí.

¿Y la infraestructura haría frente a otra recesión?

Actualmente estamos en la frontera con 4.500 asientos. A la hora de llegar a las cinco mil o seis mil camas, por un problema de infraestructura, me parecía prácticamente imposible por el personal (en cantidad, no en compromiso). Lo encontré muy complicado. Entonces la tercera ola, si ocurre, espero que sea igual o menor a esta porque la situación interna es demasiado compleja para pensar en abrir 5.000 o 6.000 camas.

¿Cómo vio el impacto de las nuevas olas en el mundo en el nivel crítico de la red?

Hay diferentes casos. En Israel, se les dio una manada de inmunidad, lo que les permitió reducir significativamente las infecciones y el ingreso a la unidad de cuidados intensivos, tanto que casi volvieron a la vida normal. Y hay casos como el de España que tenían baja inmunidad y tenían libertad para elegir hacer la vida más normal, por lo que están expuestos a más ondas, con casos altos y de alta intensidad. Todo está muy ligado a la política del país sobre cómo afrontar la epidemia

¿Y cómo puedes tocarnos con la realidad chilena?

Si continuamos con la lógica de que la inmunidad por vacunación reduce el riesgo de ingresar a la unidad de cuidados intensivos, la tasa de vacunación de Chile debería tener un impacto en el empleo. Esperamos que cuando ocurra una tercera ola en este punto, se vacunen muchas más poblaciones. Pero la situación en Magallanes es preocupante, ya que un gran porcentaje de la población vacunada tiene una tercera ola. Una vez más, la ocupación de camas era alta e incluso tuvieron que trasladar a los pacientes a otras regiones.

¿Puedes cambiar las vacunas para controlar la epidemia con una vacuna?

Que hay que ir allí para analizar la población enferma. El primer resultado que mostró la vacuna Sinovac fue bastante positivo, por lo que en algunos lugares hay que ver una tercera ola, quiénes son los nuevos pacientes, si fueron vacunados o no, si los que cayeron en la unidad de cuidados intensivos no fueron vacunados. , cuales fueron los contactos … Debes tener más información.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *