admin junio 7, 2021
Nota de foto

21/07/2021 8:18:16 a.m.
Dos estudios compararon los mega cierres en la capital de diferentes formas y llegaron a la misma conclusión: el cierre de abril no alcanzó el resultado del año pasado. La medición mostró que los asentamientos cerrados son incluso más móviles que otros en la Fase 2.

Nota de foto
A partir de hoy, 1,4 millones de habitantes de la capital volverán al cierre total tras trasladarse a la primera fase de Santiago, Maipú, Macul, Independencia y Cerrillos, ampliando el ya habitual cierre de fin de semana a días laborables. Con esto, el 79% de la región quedará en cuarentena, creciendo en posición cerrada, lo que, según los expertos, tiene cada vez menos resultados. Así se concluyó con dos estudios que midieron el impacto de la cuarentena tomando como referencia el capital en paralelo, que estaba casi completamente cerrado en el momento de las dos epidemias más graves. Una medición se realizó en la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la Universidad de San Sebastián, que se basó en el uso del transporte público en el Gran Santiago para conocer qué tan menos receptivos son a los nuevos cierres. En sus conclusiones señalan que si bien al momento del primer cierre, en mayo del año pasado, se registraron en la moción pública una media de 650.000 validaciones diarias, ahora se regía en marzo y abril, cifra que llegó a 1,4 millón. «Es casi el doble. El cierre de este año fue menos efectivo, las cuarentenas perdieron su efectividad», analiza Carlos Melo, el académico responsable del estudio. Señala que el escenario es más complicado si toda la región no está en la misma etapa del plan Paso a Paso. “La presencia de asentamientos de fase superior aumenta la movilidad global”, asegura. Así lo confirma también el Instituto de Sistemas de Ingeniería Compleja, que reúne a expertos de la Universidad de Chile, Concepción y otras instituciones. Su estudio utilizó otro sistema de medición para calcular la movilidad en función de los desplazamientos ocupados por las señales de telecomunicaciones. Se unieron a Entel para procesar datos anónimos y confirmaron que hay algunos municipios donde la segunda mega cuarentena no redujo a la mitad la movilidad respecto a 2020. En cifras, los cálculos mostraron que en los primeros días del reciente cierre en marzo y abril, la capital redujo su movilidad normal en un 19,5% sin una epidemia, frente al 37,1% de la cuarentena del año pasado. En otras palabras, el primer bloqueo importante redujo los movimientos en casi 18 puntos porcentuales. El efecto fue transversal. Vitacura, por ejemplo, redujo su movilidad un 44% en mayo de 2021, frente al 55% de la primera cuarentena. Puente Alto experimentó una caída del 28% durante el último cierre, al igual que el municipio de Santiago. En contraste, durante el primer cierre, ambos lograron reducciones del 36 y 41%, respectivamente. Pero hubo diferencias. En general, las mayores cifras de reducción se concentran en el sector oriente, explica Leonardo Basso, director del Instituto, debido a que la sencillez de la elección del teletrabajo y los servicios en línea se «distribuye de manera desigual en la Región Metropolitana y el país, dependiendo de la socio- estrato económico «. Por ejemplo, el estudio profundiza en lo sucedido en területénuñoa, Vitacura, Las Condes y Providencia cuando salió de la Fase 1. Todos ellos incrementaron su movilidad hasta alcanzar una tasa de declive de alrededor del 25% en tiempos normales. Pero a pesar de este mayor flujo, no llegaron a Santiago, Cerro Navia, Quinta Normal y Puente Alto, que todavía estaban en cuarentena en ese momento, y el descenso de la movilidad fue menor al 23%. Y está empeorando, con la misma teoría del tirón. «Las cuarentenas están perdiendo su eficacia», dice Basso.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *