admin abril 29, 2021
Nota de foto

21/04/2021 11:58:27
El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) estima que habrá una escasez de decenas de millones de enfermeras durante la próxima década, por lo que considera fundamental educar y retener a las nuevas generaciones de estos profesionales que ya están trabajando en el campo.

Nota de foto

Los salarios y las condiciones laborales de las enfermeras en todo el mundo no las alientan a mantener la profesión, especialmente después de una pandemia, razón por la cual el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) ha pedido hoy mejoras a los gobiernos para garantizar que haya suficiente personal disponible en el futuro.

«Ser enfermera es el trabajo más gratificante del mundo, pero las enfermeras también tienen que pagar sus facturas, alimentar y mantener a sus familias, por lo que pedimos a los gobiernos que inviertan en sus salarios y educación por el momento y en el futuro». dijo el presidente del CIE. Annette Kennedy.

El CIE estima que habrá escasez de decenas de millones de enfermeras durante la próxima década, por lo que considera fundamental educar y retener a las nuevas generaciones de estos profesionales que ya están trabajando bien en el campo y con condiciones laborales dignas.

En España, hay seis enfermeras por cada 1.000 habitantes (una de las tasas más bajas de Europa), dijo el secretario general adjunto del CIS, Luis Luis Cobos Serrano, en una conferencia de prensa en la prensa acreditada por la ONU en Ginebra.

“Necesitamos más enfermeras”, dijo Cobos, quien recordó a 130.000 trabajadores de la salud infectados con el covid-19 español y las doce enfermeras que murieron en la pandemia a causa del virus.

En algunos países, la epidemia de covid-19 ha retrasado la finalización de la carrera de muchos estudiantes de enfermería, lo que ha ralentizado la integración de nuevos profesionales de seis a doce meses.

Como nota positiva, el CIE destacó que la profesión ganó un gran respeto durante la pandemia, lo que despertó un mayor interés en la enfermería, especialmente en los países de altos ingresos.

Sin embargo, las enfermeras tienen jornadas largas y agotadoras que afectan su salud mental, y algunas consideran dejar la profesión, lo que en cierto sentido obstaculiza a los potenciales estudiantes de enfermería.

El director del CIE, Howard Catton, explicó que es importante comparar la enfermería con las profesiones donde hay más hombres para comprender que detrás de las desigualdades de género está que las enfermeras reciben reconocimiento social pero no económico.

El salario de un conductor en el metro de Londres es más alto que el de una enfermera jefe, dijo Catton como ejemplo.

Las condiciones de trabajo adecuadas para estos profesionales se establecen en el Convenio de enfermería de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que ha sido firmado por solo 40 países.

«Existe una brecha entre la retórica de los gobiernos sobre el valor de las enfermeras y sus respuestas prácticas a los desafíos que enfrentan las enfermeras a diario», concluyó.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *