admin mayo 10, 2021
Nota de foto

20/5/10 9:00:45 a. M.
Pablo Gho emigró a Nueva York hace 15 años, donde se instaló como ingeniero y productor. Ha trabajado con artistas como Nas, Pharrell, Damian Marley y Don Omar. “Tuve que hacer todo, pero me brindó oportunidades únicas”, dice.

Nota de foto

Ubicado en Sunset Park en el suroeste de Brooklyn, Pablo Gho (@ghodzilla) tiene una sala que se ha convertido en un estudio de grabación. Allí, responde a una videollamada entre máquinas como las clásicas Akai 808 y 909. Pero está a unos pasos de Time Square, al otro lado de la ciudad, donde Chile ha construido una carrera reconocida en la competitiva industria musical de Estados Unidos en las últimas décadas.

“Llevo 15 años en Quad, soy el mayor”, se ríe, y resume un viaje que comenzó en la primera mitad de la década de 2000 y que lo catapultó como uno de los principales nombres de Quad Studios, un mítico Neoyorquino que ha sido el hogar de leyendas como Tupac y Notorious BIG. “En el quad también se contrataron artistas destacados como Michael Jackson, Madonna y Mariah Carey”, enumera, dando cuenta del tamaño del lugar.

Pero la historia de Chile en Nueva York comenzó lejos de los estudios, equipos de grabación y estrellas. De hecho, empezó con todo amor. «No vine por la música, vine porque me encontré con un gringo. No había otra opción, tenía que venir», dice Gho. «Todo lo que estaba ahí. Yo era un inmigrante, entonces trabajaba en construcción, techado, haciendo calles, pintando. Fue duro, muy duro. Tuve que hacer de todo, pero me dio oportunidades únicas».

Antes de emigrar a Estados Unidos, Gho estudió canto en la Universidad de Chile. Ha estado asociado con la escena hip-hop local durante años con grafiteros y músicos como Panteras Negras, Makiza y Tiro de Gracia. En estos encuentros, Tonzilla 3000, también conocido como el pionero de una de las trampas de Chile, dio los primeros pasos de su carrera productiva. De hecho, hoy se estrena por primera vez en el CD «Ahora es el momento», disco que se grabó con los primeros representantes del género en el país y que está disponible junto con el libro «Chile Trap History». , escribió Ignacio Molina.

«Cuando llegué aquí, traje mi computadora. Tenía una CPU de torre en mi maleta, así que nunca dejé de tocar música», recuerda. El gran cambio llegó cuando se comprometió a completar sus estudios en la Universidad de Nueva York y luego ingresó al estudio donde había sido becario durante más de una década.

«Me gradué como ingeniero de sonido, pero en realidad me permitió practicar aquí. En ese momento, había ingenieros que ahora eran mis mentores y querían ver que ya estaba trabajando con Boot Camp Clik, una mítica Nueva York». dice el productor. «Sin saber inglés, solo tienes que pasar primero. Los internados son muy competitivos. En ese momento, el estudio se limpió con cinco pisos y muchas habitaciones, pero había mucho espacio para aprender».

Alulra

Mirando a la distancia, Pablo dice que recuerda dos experiencias laborales en particular. La primera fue cuando Stephen Marley, el hijo de Bob, vino a Quad para grabar con todo el clan Marley. La segunda serie de sesiones fue con Don Omar, con quien había sido reclutado durante aproximadamente una década.

“Cuando el trabajo está en español, me siento muy bien, pero Don Omar fue una gran experiencia en general”, dice. “Es muy bueno grabar canciones que luego saldrán en la radio, o grabar una canción que luego se tocará en Viña. O ir a su casa, enséñame las Gaviotas de Plata, lleva la Gaviota y me habla Don Omar . Fue especial lo que le dijo Viña del Mar y que temía que fuera un gran logro. Fue emocionante ”.

¿Qué recogió con Don Omar?

Grabé varias canciones, pero dos de famosas. Uno es «Taboo», que es un remix de Lambada que hizo. Grabé esto completamente yo mismo, con todos los instrumentos y todo. Y el otro por el que recogí y me hice famoso se llama “Hasta Abajo”. Mortal. Llegó Eliel, el productor, armamos toda la sesión y grabamos las voces. Fueron varios días, fue largo, pero fue muy espectacular. Y muy bueno.

¿Con qué otros artistas pudiste trabajar? ¿Cómo fue tu trabajo con ellos?

Trabajé con casi todo el mundo. Trabajé con Nas y Damian Marley en su álbum «Distant Relative». Tuve una ocupación con Pharrell, trabajé con Redman, Ice T. Pasé un año con J Cole grabando su primer disco, estuve en todas las sesiones. También pasé un año con Nipsey Hussle, quien murió. Mi experiencia con ellos es que los más grandes son los más modestos. Los que escalan a veces pueden tener más problemas porque están tratando de escalar y sentir dominio. Pero yo también soy rapero, soy del barrio de Chile, así que no me encojo y me pregunto.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *