admin mayo 12, 2021
Nota de foto

20/5/10 12:13:42 p.m.
Las autoridades emitieron un estudio de observación seleccionando cinco intersecciones de alto tráfico en la Región Metropolitana y midiendo la velocidad de los vehículos con radares electrónicos.

Nota de foto
Johanna Vollrath, secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Seguridad Vial (Conaset), y Alberto Escobar, responsable de movilidad del Automóvil Club de Chile, pidieron que se respete la velocidad en las zonas de alto tránsito. Control de velocidad de Carabineros, Avenida José Pedro Alessandri, municipio Ñuñoa. En esta ocasión, se publicó un estudio observacional en el que se seleccionaron cinco cruces de alto tráfico en la Región Metropolitana y se midieron las velocidades de los vehículos mediante radares electrónicos. Las calles examinadas fueron Avenida Macul, Avenida Colón, Avenida Independencia, Avenida Eliodoro Yáñez y Avenida La Florida. En estas carreteras, se encontró que el 60% de los conductores viajaba a velocidades excesivas y viajaba un promedio de 10 kilómetros por encima del máximo permitido. De estas cinco calles, Avenida La Florida (76,3%) y Avenida Macul (72,9%) tuvieron la mayor proporción de conductores que excedieron el límite de velocidad diario. Es esta imprudencia la que busca corregir el proyecto de ley que creará un Centro Automatizado de Gestión de Infracciones (CATI). La instalación de cámaras de detección permitirá afinar los vehículos de alta velocidad y provocar un cambio cultural que salvará vidas, como ha ocurrido en países como España o Francia, cuyas muertes se han reducido en un 30% anual. año, con la implementación de esta tecnología. “Como Comité Nacional de Seguridad Vial, queremos pedir que se respeten los límites de velocidad en las zonas urbanas y no que las carreteras de alto tráfico se conviertan en pistas de carreras. Recuerde que estas calles se encuentran en zonas residenciales donde se ubican casas cercanas, y también son columnas comerciales y de servicio por donde pasan muchos ciclistas y peatones que necesitan un espacio seguro para pasar. En algunas de estas carreteras, la calle también está dividida con carriles para bicicletas, donde el aumento de la velocidad de los vehículos es un riesgo constante para los usuarios de bicicletas ”, dijo Vollrath. Vollrath también lamentó el brutal y ominoso camino conocido durante el fin de semana, que le costó la vida a un peatón que fue atropellado por un semáforo en rojo y un vehículo que pasaba a alta velocidad por la Avenida Andrés Bello. “La violencia vial debe terminar de una vez por todas. El brutal accidente que hemos conocido y que ha costado la vida a una persona, con su familia, seres queridos, vida y proyectos, nos recuerda que tenemos que seguir adelante con una regulación que nos permita proteger con más medios a los usuarios de la vía más débiles. . como peatones y ciclistas. Para hacer esto, necesitamos la aprobación del centro automatizado de manejo de infracciones, CATI ”. El gerente de movilidad del Club Automóvil de Chile, por su parte, explicó que “hay una prisa constante en la ciudad y esta no se ha erradicado ni siquiera durante una pandemia. Prácticamente 6 de cada 10 conductores abusan del pedal del acelerador en las zonas urbanas, y esto explica por qué la gravedad y la mortalidad de los accidentes e incidentes de tráfico han aumentado en Hungría. Los chilenos son reacios a cambiar su comportamiento vial y se deben tomar medidas tecnológicas efectivas, como aprobar el proyecto CATI, que podría salvar alrededor de 500 vidas al año. Según la Comisión Nacional de Seguridad Vial y Carabineros, estos cinco cruces revelaron más de 3.000 accidentes viales y 39 muertes entre 2016 y 2020. La Avenida Independencia y José Pedro Alessandri-Macul tuvieron la mayor cantidad de muertes en las calles. En estos cinco años, 23 la gente perdió la vida en esos caminos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *