admin junio 1, 2021
Nota de foto

21/01/06 9:16:39 a. M.
La Conmebol asignó el campeonato a Brasil, agradeciendo a Jair Bolsonaro, pero anoche las palabras del Ministro de la Casa Civil en la cuerda de la decisión tomada ese día pusieron a su organización en una cuerda, muy criticada por la oposición política al presidente brasileño.

Nota de foto

La Conmebol se sorprendió al asignar la sede de la Copa América a Brasil, un país que nadie había considerado antes de la noticia original antes de que el torneo pudiera trasladarse a Chile o Estados Unidos luego de trasladar la sede original a Argentina el domingo por la noche. .

La elección de Brasil ha provocado críticas tanto dentro como fuera del país, dado que su salud provocada por el coronavirus es tan complicada como la de los argentinos, principal argumento para hacer llegar el torneo al pueblo trasandino.

Pero la situación es igualmente urgente en Brasil. Alcanza más de 16 millones de infecciones, promedia más de 60.000 casos de covid-19 al día en los últimos siete días, y el número de muertes supera las 1.800 al día, superando las 2.000 muertes en varios días de la semana pasada, y un total de más de en marzo del año pasado cometió más de 462.000 muertes.

Por eso anoche el propio gobierno brasileño puso en duda la organización del torneo. En Brasil, el ministro de la Casa Civil, Luiz Eduardo Ramos, jefe de gabinete de la presidencia, habló y reveló que la organización de la copa aún no ha sido aprobada por las autoridades, que solo se discutirá hoy. Presidente Jair Bolsonaro. «No hay nada seguro, quiero ser muy claro. Estamos en medio del proceso, pero no evitaremos la demanda si podemos participar en ella», dijo Ramos.

Eso sí, dio a entender que tendrían buen ojo para la organización, pero hizo una serie de prerrequisitos que la Conmebol debe superar para poder concretar la cita. “Es importante señalar que este evento, si ocurre, no tendrá público. Actualmente, una delegación tiene un máximo de diez equipos y 65 personas, todas vacunadas”, aclaró.

“No hay documento firmado, solo negociaciones”, recalcó Ramos, quien también indicó que la organización de la liga “será responsabilidad de la Asociación Brasileña de Fútbol”, que debe negociar con cada estado para determinar qué estadios se utilizarán.

Aún no hay partido oficial, pero las sedes serían en Río de Janeiro, Sao Paulo, Natal, Recife y Brasil. En este último, la final se jugará en el Estadio Mané Garrincha. En cambio, los gobernadores de Pernambuco y Rio Grande du Sul y Norte ya fueron descartados como opción. “El escenario epidemiológico actual no permite un evento de la magnitud de la Copa América en Pernambuco”, dijo el estado que encabeza Paulo Câmara.

Tampoco el Partido Laborista (PT) está de acuerdo con la medida. «¿Es esto grave? En medio de la pandemia, con el inicio de la tercera ola, ¿la amenaza de camas y cuidados y la amenaza de vacunación lenta son inminentes? ¡Increíble!» escribió el presidente Gleisi Hoffmann.

Los que fueron favorables son los responsables de otros estados del país. Ibaneis Rocha, titular del gobierno federal de Brasilia, comentó positivamente que «mientras se tomen las medidas sanitarias necesarias, no hay nada en contra». El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, no descartó conseguir un partido en el torneo, pero dejó claro que «esperaremos las próximas etapas (en la organización), pero la preocupación de Sao Paulo es salvar vidas. Esto (excepto en vivo) es la mejor competición, es la mejor copa «.

Doria, eso sí, dejó la puerta abierta, destacando su trabajo en prevención con el torneo estatal. «Me gustaría aclarar que la Federación Paulista se apegó estrictamente a los protocolos del Plan de Prevención de Sao Paulo y que no tuvimos problemas durante la liga ni la final y que los dirigentes del club actuaron con mucho cuidado y responsabilidad».

Mantenga la decisión

En Chile, el director de deportes de la selección nacional, Francis Cagigao, dijo que solo quedaban por aceptar las decisiones. «La verdad es que estamos aquí para cumplir. Esa decisión la tomó la Conme, y tenemos que respetar esa decisión. Obviamente, todo jugador y persona que participa en la Copa América y este prestigioso torneo quiere conducirlo, y nosotros queremos que se haga en las más altas condiciones de salud, respetando la integridad física ”, comentó.

Sifup también expresó dudas sobre llevar la liga a Brasil e indicó que se habían puesto en contacto con la Asociación Mundial de Fútbol para expresar sus inquietudes. Incluso el diputado Matías Walker, miembro de la Comisión de Deportes de la Cámara, pidió a la ANFP que analice la situación y no exponga al equipo al torneo.

Todo esto luego de que Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, agradeciera al presidente Jair Bolsonaro por recibir la Copa, que está cada vez más lejos de su realización. Anoche, los medios de O’Globo indicaron que el gobierno había decidido cerrar las fronteras a los extranjeros, que era otra medida contraria al torneo, pero luego se aclaró que la prohibición se limitaba a «entrada, aire o río». tripulación «.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *