admin julio 22, 2021
Nota de foto

22/02/2021 17:02:17
«Estados Unidos seguirá sancionando a los responsables de la represión del pueblo cubano», dijo el presidente.

Nota de foto
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, demostró este jueves que, al menos por ahora, ha decidido tomar mano firme en su política hacia Cuba, sancionando a los altos mandos militares de la isla por su presunto papel. en la represión de las protestas de este mes. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció sanciones contra el secretario de Estado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR), Álvaro López-Miera, y una unidad militar de élite comúnmente conocida como «avispas negras» o «boinas negras». «Esto es solo el comienzo. Estados Unidos seguirá sancionando a los responsables de la represión del pueblo cubano», dijo Biden en un comunicado. Sin concesiones para Cuba Las sanciones son la primera respuesta tangible de Biden a las protestas antigubernamentales sin precedentes en Cuba el 11 de julio, que obligaron a la Casa Blanca a priorizar la política hacia la isla. Aunque durante su campaña electoral, Biden prometió volver al colapso con Cuba y levantar las sanciones impuestas por el expresidente Donald Trump (2017-2021), sus cálculos han cambiado desde que llegó al poder. Luego de estas manifestaciones mensuales, que han ganado un fuerte apoyo de los exiliados cubanos en un estado clave de Florida, la Casa Blanca no quiere tomar ninguna acción que pueda interpretarse como una concesión al gobierno cubano. “Condeno claramente las detenciones masivas y las falsas negociaciones que condenan injustamente a quienes se atrevieron a expresarse en prisión en un intento de intimidar y amenazar al pueblo cubano para silenciarlo”, enfatizó Biden el jueves. ASISTENCIA DE LA OEA La Casa Blanca también confía en la creciente presión internacional contra La Habana y planea buscar ayuda de los gobiernos latinoamericanos y de la Organización de Estados Americanos (OEA). Específicamente, les pedirá que “presionen al régimen (cubano) para la liberación inmediata de los presos políticos injustamente detenidos, el restablecimiento del acceso a Internet y para que el pueblo cubano disfrute de sus derechos fundamentales”, explicó Biden. Otro objetivo a corto plazo de la Casa Blanca es encontrar una forma de ayudar a restaurar el acceso a Internet, que se ha visto restringido en la isla tras las protestas, aunque poco a poco está volviendo a la normalidad. «Estamos trabajando con organizaciones de la sociedad civil y el sector privado para brindar acceso a Internet al pueblo cubano, evitando así los intentos de censura del régimen», dijo Biden en un comunicado. SANCIONES Las sanciones del jueves afectan al general del ejército, López-Miera, quien ocupa el cargo de primer ministro de las FAR desde abril y, a sus 77 años, uno de los líderes «históricos» de la revolución cubana y ex confidente del presidente cubano Raúl Castro. “López-Miera y la Brigada Nacional Especial han estado involucrados en la represión de las protestas, incluso mediante violencia física e intimidación”, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, en un comunicado. La brigada nacional especial del Ministerio del Interior, más conocida como las «Avispas Negras», una unidad de élite del ejército cubano que, según Washington, también participó en la represión de los manifestantes el 11 de julio. Las sanciones bloquean los medios de que López-Miera o los miembros de una entidad de élite puedan estar bajo la jurisdicción de los EE. UU. Y prohíben a los residentes de EE. UU. Negociar con ellos. CUBA ESTABLECE SANCIONES La reacción de Cuba fue expresada en un tuit por el canciller cubano Bruno Rodríguez, quien describió las sanciones como «infundadas y difamatorias» y argumentó que Estados Unidos debería aplicarse la ley global Magnitsky a sí mismo debido a la represión y la represión diaria. Lo que significa 1.021 vidas en 2020 ”. Rodríguez citó la base sobre la que Washington aplicó estas sanciones, una ley estadounidense que le permite congelar activos financieros y prohíbe viajar a quienes violen los derechos humanos en cualquier parte del mundo en su país. Documentar estos abusos para justificar la imposición de sanciones bajo la Ley Magnitsky suele llevar semanas, pero la Casa Blanca ha pedido al Tesoro que “detenga todo lo que ha hecho” y esté listo en una semana, explicó un funcionario. The Washington Post. MEDIDAS PENDIENTES La revisión de políticas ordenada por Biden a la luz de las protestas incluye la posibilidad de reautorizar las remesas a Cuba, que está prohibida desde noviembre del año pasado. Antes de eso, sin embargo, Biden quiere garantizar que el dinero vaya «directamente al pueblo cubano, sin que el régimen retenga una parte», dijo la Casa Blanca en un comunicado. Lograr este objetivo, según los expertos, es difícil, pero Biden quiere evitar a toda costa que las remesas de Estados Unidos «no lleguen a los destinatarios» en la isla, y en cambio el gobierno cubano «las utilice como remedio para solucionar sus fallas». «, agregó la Casa Blanca. Finalmente, según un análisis del gobierno de Biden, el traslado de personal adicional a la embajada de Estados Unidos en La Habana se redujo drásticamente después de que cerca de treinta diplomáticos estadounidenses sufrieran misteriosos «incidentes de salud» en 2017, cuyas causas aún no se han logrado.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *